Miscellàneas

mis pensamientos

Posts Tagged ‘futuro

Analógico vs. Digital

Creo que por el nombre y por su función, deberíamos adoptar esta flor como símbolo de internet

He leído una frase que me ha encantado: “Usted es un hombre analógico mientras yo soy digital“. Se la dijo David Cameron, jefe de la oposición, a Gordon Brown, primer ministro británico, en una sesión de control al gobierno.

Y digo que esta frase me ha encantado porque es lo que pienso cuando veo actuaciones, comportamientos y actitudes de gente que no pueden evitar reflejar cierta mentalidad aplanada del siglo XX cuando ya casi estamos acabando la primera década del siglo XXI. Por ejemplo, algunos hombres con respecto a las mujeres. Con la boca grande y a la vista de todos dicen que las mujeres deberían intervenir en todo mientras, con la boca pequeña, les hacen boicot para que no pasen la raya que ellos mentalmente han establecido.

Creo que es hora de hacer un esfuerzo para adaptarnos a la altura de los tiempos. Es un momento difícil que requiere de imaginación, visión de futuro y colaboración de todos, hombres y mujeres válidos, para salir de este impass de crisis que estamos viviendo.

Sería una manera sana de progresar.

Elvira País

Written by dowomu

13/02/2010 at 20:27

Publicado en SOCIEDAD

Tagged with , , , , ,

Europa, futuro y maternidad

A veces, nos emperramos en ver las cosas desde un sólo ángulo pudiendo suceder que, cambiándolo, encontremos respuestas que en un principio no veíamos. Un ejemplo, son las declaraciones sobre inmigración y xenofobia que ha hecho, en estos días, el ex presidente del gobierno español, Felipe Gonzalez. Vino a decir, más o menos, que cuando hay crisis el extranjero pasa a ser percibido como el “ladrón”, ladrón del trabajo, de las ayudas, de las asistencias, etc. Lo cierto es que, en algunos lugares y depende de a qué personajes se refiera, tiene razón.

Pero luego se descolgó con algo como que “dentro de veinte años Europa necesitará 30 millones de inmigrantes para que se puedan pagar las pensiones de los jubilados del futuro“, o sea las nuestras. Además de la visión mercantilista de los seres humanos que expresa su declaración tratando, en este caso, a los inmigrantes como mano de obra, en su mayoría barata, para mantener el Estado del Bienestar de los europeos, el Sr. Gonzalez no ve otras posibles soluciones para un tema tan grave.

Esta visión de tubo vacío le impide al ex presidente pensar en una solución más facil aún. Por ejemplo, que los gobiernos europeos fomentaran la natalidad de sus nacionales mediante ayudas a las mujeres en edad fértil para que tengan más hijos sin perder el trabajo, el poder adquisitivo y el ejercicio de una profesión por la que se han sacrificado. Me podéis decir que tener hijos para mantener el Estado del Bienestar es tener una visión mercantilista de los niños. Yo os respondo que los países se hacen y desarrollan gracias a la dedicación de sus ciudadanos, de todos, incluidos los niños. Por ello, los bebés de hoy tendrán como misión hacerse cargo de nuestro bienestar futuro mediante el trabajo, como ellos se han beneficiado de la aportación de las personas del presente para poder nacer con todos los beneficios del Estado del Bienestar. Así es la rueda del progreso.

Por otro lado, además de frenar el envejecimiento de Europa, con el aumento de la natalidad nacional se afianzaría la población autóctona evitándose el riesgo de desaparición que corre en este continente: por el imparable envejecimiento de la población por un lado y, por el otro, a causa de la baja natalidad de sus mujeres.

Yo no sé que es más asumible para el Estado, si financiar la maternidad (cosa que muchos países del norte de Europa han entendido y vienen haciendo desde hace algunos años) o importar mano de obra que implica no sólo financiar a un señor o señora que viene a trabajar, sino a familias enteras, a veces con varios ascendentes y descendientes. Este aumento de población significa la creación de más servicios por parte del Estado para proporcionar al recién venido y a su familia los servicios propios del Estado del Bienestar que gozamos los nacionales. Es de justicia.

Todo este razonamiento es para explicar el caso en que se ha visto envuelto, estos días, el Consistorio de Vic y en especial su Alcalde cuando se negó a empadronar a los inmigrantes de su municipio que no tenían los papeles en regla para permanecer en el país. Si algo ha demostrado esta polémica es la grave incongruencia entre la Ley de Extranjería, que no permite a los inmigrantes sin documentos en regla a permanecer en el país y, de hecho, si los detiene la policía incoan su expulsión inmediata y la reciente respuesta de la Abogacía del Estado que obliga al Ayuntamiento de Vic a empadronar a los inmigrantes aunque estén de manera ilegal en el país, para que puedan utilizar los servicios de asistencia médica y escolarización de sus hijos como cualquier otra persona. También es de justicia no dejar a la gente desatendida.

Pero la obligación del Gobierno central pasa por arreglar la incongruencia legal y dotar a los Ayuntamiento con los medios económicos necesarios para hacer frente al incremento del gasto que supone el aumento de la población inmigrada, legal o ilegal, acogida en sus territorios. Pero tan importante o más que esta obligación es la de fomentar la maternidad consiguiendo el aumento de natalidad necesaria para que los países europeos sigan disfrutando, en el futuro, de un Estado del Bienestar parecido al actual (si es posible, claro).

Me pregunto ¿qué tienen los socialistas en contra de la maternidad que les impide ver que el futuro de Europa también pasa por ella?

Elvira País

Written by dowomu

22/01/2010 at 19:57

Un “futuro maravilloso”, los Juegos Olímpicos y Barcelona2022

Muchas personas tienen problemas con su presente. No les gusta, no saben cómo organizarlo o cómo enfrentarse a él. Es por eso que prefieren vivir en el pasado o sea, de sus recuerdos. Les pasa a muchos ancianos: su presente de soledad, decadencia, pobreza, enfermedad o abandono hace que lo rehuyan y prefieran recordar su pasado porque, como dice el verso, “…cualquier tiempo pasado fue mejor“.

Por el contrario, otros viven instalados en un hipotético futuro: qué harán, de qué trabajarán, disfrutan de antemano de sus posibles triunfos y éxitos…viven en una nebulosa de ilusiones que les hace huir de la realidad o sea, de su presente. Les suele pasar a los jóvenes que, llenos de proyectos y ambiciones olvidan que para llegar a ese futuro maravilloso primero deben prepararse mediante la formación, el trabajo, en una palabra el sacrificio de forjarlo paso a paso. Así, el futuro requiere grandes dosis de realidad, pies en la tierra y mucho trabajo en el presente para ser fraguado.

Ayer, nuestro Alcalde, Jordi Hereu, nos sorprendió con este comportamiento típicamente juvenil, casi adolescente diría yo, de pensar en el futuro lejano huyendo del oscuro presente que nos rodea. Así, convocó a la prensa para anunciar que Barcelona aspira a organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2022. Este “autopromo“, provocó una reacción inmediata de apoyo, incluso entre la oposición, faltaría más. ¿Quién se puede oponer a la idea, ya que no es más que eso, una idea, de que Barcelona organice otras Olimpíadas? (la ilusión del futuro); ¿quién no recuerda con cariño y orgullo los juegos de 1992? (el pasado glorioso). Pero ¿y el presente, Sr. Alcalde, quién lo arregla, quién se encara con él y lo resuelve, o al menos, lo intenta?

No digo que olvidemos completamente el pasado, es una gran escuela, ni que no pensemos y dibujemos nuestro futuro para saber a qué metas aspiramos y cuál es la mejor manera de alcanzarlas. Lo que digo es que, mirando el futuro con los ojos entornados de tan lejano perdemos de vista el presente. No vayamos, en una palabra, a caer en un vacío temporal que vaya Dios a saber a dónde nos puede llevar.

El presente, en este caso el de la ciudad, con la crisis, la incertidumbre, los nubarrones que nos sobrevuelan requiere de un esfuerzo colectivo comandado por un dirigente que sepa gobernar el barco para atravesar con los menores daños posibles esta tormenta “quasi” perfecta que estamos viviendo. De esta manera llegaríamos a ese futuro maravillos con tranquilidad y garantías de éxito. Pero para ello necesitamos un Alcalde en edad adulta y no uno que suspire por sus sueños de juventud.

Sr. Alcalde de Barcelona, le ruego que no distraiga a los medios de comunicación con anuncios vacíos ya que son otras las prioridades que en este duro momento debe resolver la ciudad. No creo que estemos en un contexto de proyectos faraónicos; ya tuvimos el “Foro de las Culturas” (por cierto, ¿hemos acabado de pagar aquel desaguisado?) no nos proponga ahora nuevas y absurdas facturas. Por favor, liquidemos lo que debemos porque no hay más que ver la cantidad de obras pendientes en Barcelona para intuir que el dinero no sobra. Por cierto, en ellas no se ve trabajar a nadie, ¿no hay para pagarles o la idea es que las acaben en el 2022? Con esta política, ¡qué incierto futuro nos espera, Sr. Hereu!

En fin, proyectos ilusionantes sí señor Alcalde, pero no a costa de huir de la realidad.

Elvira País