Miscellàneas

mis pensamientos

Archive for the ‘DEPORTES’ Category

DIRECCION GENERAL DE TRAFICO

No lo he leído pero sí lo visto y oído en los teledirarios. La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene planeado permitir que las bicicletas circulen por las aceras. ¿Tiene alguna incidencia la anchura de las mismas? ¿Nos pondremos a medirlas para ver si los ciclistas circulan bien o mal?
Es indudable que, con esta medida, se favorece a un colectivo, el de los ciclistas y se perjudica flagrantemente los derechos de otro colectivo, más numeroso y en cierto sentido más débil: los peatones. Sí los peatones estamos indefensos frente a todos los que llevan ruedas: coche, motocicletas, patinetas, bicicletas y todo tipo de artilugio que se mueva mediante LA RUEDA!!!

Los peatones somos todos, en algún momento u otro del día caminamos por la calle. Y no sólo es la bicicleta las que se suben a la acera, nuestro lugar natural de circulación, también lo hacen las motos, los coches, las patinetas…Y los peatones cada vez más nos vemos arrinconados de nuestro espacio para caminar. Los peatones somos: los mayores, los niños, los carritos de bebé, los trabajadores, todos los seres humanos que nos movemos por las ciudades y ahora, el Estado, a través de la (DGT) nos arrincona, nos ataca, nos olvida, nos desconsidera. Tiste, muy triste. La ciudad ya no es para las personas, es para los aparatos que se mueven sobre ruedas. No es necesario tener piernas, el gobierno no nos deja utilizarlas a riesgo de perderlas en un accidente.

El tema es: ¿hace esto el gobierno para ahorrarse la extensión del transporte público a todos los rincones de la ciudad y el país? ¿Fomenta el gobierno el uso indiscriminado de la bicileta sin casco (qué sí obligan a los motorista a riego de multa), por encima de las aceras, ocupando el lugar de los peatones, para que más y más ciudadanos se desplacen por su cuenta y así evitar la inversión en transporte público? ¿no debería tener el gobierno la prioridad del fomento del transporte público para que sus ciudadanos no tengan la necesidad de utilizar el transporte privado?

Pensad,
Elvira

Un “futuro maravilloso”, los Juegos Olímpicos y Barcelona2022

Muchas personas tienen problemas con su presente. No les gusta, no saben cómo organizarlo o cómo enfrentarse a él. Es por eso que prefieren vivir en el pasado o sea, de sus recuerdos. Les pasa a muchos ancianos: su presente de soledad, decadencia, pobreza, enfermedad o abandono hace que lo rehuyan y prefieran recordar su pasado porque, como dice el verso, “…cualquier tiempo pasado fue mejor“.

Por el contrario, otros viven instalados en un hipotético futuro: qué harán, de qué trabajarán, disfrutan de antemano de sus posibles triunfos y éxitos…viven en una nebulosa de ilusiones que les hace huir de la realidad o sea, de su presente. Les suele pasar a los jóvenes que, llenos de proyectos y ambiciones olvidan que para llegar a ese futuro maravilloso primero deben prepararse mediante la formación, el trabajo, en una palabra el sacrificio de forjarlo paso a paso. Así, el futuro requiere grandes dosis de realidad, pies en la tierra y mucho trabajo en el presente para ser fraguado.

Ayer, nuestro Alcalde, Jordi Hereu, nos sorprendió con este comportamiento típicamente juvenil, casi adolescente diría yo, de pensar en el futuro lejano huyendo del oscuro presente que nos rodea. Así, convocó a la prensa para anunciar que Barcelona aspira a organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2022. Este “autopromo“, provocó una reacción inmediata de apoyo, incluso entre la oposición, faltaría más. ¿Quién se puede oponer a la idea, ya que no es más que eso, una idea, de que Barcelona organice otras Olimpíadas? (la ilusión del futuro); ¿quién no recuerda con cariño y orgullo los juegos de 1992? (el pasado glorioso). Pero ¿y el presente, Sr. Alcalde, quién lo arregla, quién se encara con él y lo resuelve, o al menos, lo intenta?

No digo que olvidemos completamente el pasado, es una gran escuela, ni que no pensemos y dibujemos nuestro futuro para saber a qué metas aspiramos y cuál es la mejor manera de alcanzarlas. Lo que digo es que, mirando el futuro con los ojos entornados de tan lejano perdemos de vista el presente. No vayamos, en una palabra, a caer en un vacío temporal que vaya Dios a saber a dónde nos puede llevar.

El presente, en este caso el de la ciudad, con la crisis, la incertidumbre, los nubarrones que nos sobrevuelan requiere de un esfuerzo colectivo comandado por un dirigente que sepa gobernar el barco para atravesar con los menores daños posibles esta tormenta “quasi” perfecta que estamos viviendo. De esta manera llegaríamos a ese futuro maravillos con tranquilidad y garantías de éxito. Pero para ello necesitamos un Alcalde en edad adulta y no uno que suspire por sus sueños de juventud.

Sr. Alcalde de Barcelona, le ruego que no distraiga a los medios de comunicación con anuncios vacíos ya que son otras las prioridades que en este duro momento debe resolver la ciudad. No creo que estemos en un contexto de proyectos faraónicos; ya tuvimos el “Foro de las Culturas” (por cierto, ¿hemos acabado de pagar aquel desaguisado?) no nos proponga ahora nuevas y absurdas facturas. Por favor, liquidemos lo que debemos porque no hay más que ver la cantidad de obras pendientes en Barcelona para intuir que el dinero no sobra. Por cierto, en ellas no se ve trabajar a nadie, ¿no hay para pagarles o la idea es que las acaben en el 2022? Con esta política, ¡qué incierto futuro nos espera, Sr. Hereu!

En fin, proyectos ilusionantes sí señor Alcalde, pero no a costa de huir de la realidad.

Elvira País

FUTBOL

No me gusta el futbol. De hecho, casi nunca veo un partido. No sé cuándo se juegan, ni me importa quién gana o quién pierde. Considero que es un gran negocio para unos pocos y que otros, con ambiciones políticas no confesadas, lo utilizan como sustitutivo del sentimiento nacional. Decían los romanos que había que dar al pueblo “pan y circo” para mantenerlo calmado. En este 2009, continuando con el mismo ejemplo, el circo nos lo dan en forma de  futbol pero con la crisis económica a pleno galope de pan vemos poco.

Así, siguiendo con mi filosofía, no asistí al espectáculo de ayer. No vi el partido del Barça contra el Inter de Milán pero, en este ocasión decidí ver los goles en los resúmenes de los posteriores telediarios en un intento por comprender la pasión de mi hijo delante de la pantalla del televisor, cuando juega el Barcelona o sus enfados monumentales, cuando pierde. Tengo que confesar que en este caso quedé encandilada ante la belleza del trabajo en equipo en su sentido más puro.

No porque entendiera la importancia del gol o del partido sino porque  uno de los goles, me parece que fue el segundo,  se generó en una zona del campo muy alejada de la portería contraria y los jugadores, mediante diferentes pases, fueron empujando la pelota hasta los  pies de Pedro que, situado ante la portería del Inter, lo convirtió en gol. Fue esta estrategia de participación lo que fue  importante, fue este trabajo de grupo lo que vale la pena destacar. Fueron once jugadores que se implicaron  para conseguir el objetivo común de meter la pelota en la portería contraria. Todo se resumió en ese simple detalle final y fue éste desarrollo de esfuerzo común que parecía sencillo, lo que más me agradó.

Un equipo de futbol son once juegadores, otros equipos estarán compuestos por un  número diferente de personas. En este caso, el ejemplo, fue el trabajo de conjunto, la complicidad de todos en un mismo propósito, el juego del grupo y no la suma de individualidades en la que suelen convertirse los partidos de futbol al uso y también, muchos equipos de trabajo.

Para conseguir cualquier fin de equipo, debe ser el personal completo el que juegue y no uno o dos jugadores. Y esto se puede observar en el futbol, en la empresa, en la familia, en una palabra, en cualquier situación en que el resultado dependa del esfuerzo colectivo. Lo que se pudo ver ayer es la connivencia del conjunto tras el éxito y fue eso lo que me  emocionó. Ahora lo sé.

Elvira País

Written by dowomu

25/11/2009 at 22:09

Publicado en DEPORTES