Miscellàneas

mis pensamientos

¿Es lo mismo la “seguridad privada” que la “autoridad pública”?

Resulta que los guardias de seguridad quieren ser “autoridad“, pero… ¿no hay diferencias entre ambas funciones?.

Creo que la “autoridad” es una función especificada, expresamente, por la ley para que ciertos cuerpos públicos, claramente entrenados, puedan ejercerla en favor de la protección de los ciudadanos y del orden en el interior del país, mientras que la “seguridad” como desempeño de un profesión privada, tiene características diferentes pero también, bien definidas. La policía, cualquier policía es “autoridad” porque desde hace cientos de años tiene esta consideración reconocida y claramente explicitada en la legislación de cada país. Es una función que desempeñan, actualmente, después de años de una formación específica tanto física como intelectual, ciertas personas escogidas para ello, que son reconocidas como “autoridad” por la población y por la ley. Este reconocimiento permite a los miembros de estos cuerpos llevar armas, detener personas, utilizar la fuerza, actuar en casos de peligro para la población y para la estabilidad interna del país, etc. En una palabra son reconocidos como “autoridad pública” tanto por la ley como por los ciudadanos a los que sirven y que les obedecen y, por el resto de las instituciones.

Por el contrario, la “seguridad” como control de la población es una labor creada no hace mucho tiempo, ejercida por empresas privadas, para custodiar los movimientos internos de ciertas instituciones públicas o privadas, para cumplir con tareas específicas como la recogida y transporte de dinero e incluso, como custodios o guardaespaldas de ciertos personajes públicos o privados. Pero desde hace algún tiempo se les ha extendido sus responsabilidades sin aclarar dónde están sus límites. El control externo de ciertos edificios públicos, el control de los equipajes en los aeropuertos e incluso de los mismo pasajeros en todo tipo de transportes públicos son algunos de los nuevos cometidos de la “seguridad privada”. Y he aquí el problema. Estas nuevas funciones están creando choques con la población que, lógicamente, no los reconocen como autoridad y a los mismos guardias de seguridad que no se sienten respaldados. Problemas que esta semana se han saldado con la agresión física de un trabajador de seguridad en una estación de tren en Catalunya.

Este nuevo desempeño de funciones, que antes ejercía prioritariamente la policía está creando, desde hace algún tiempo, confusiones entre la función de “seguridad” para la que es contratado este personal y su aspiración a ser “autoridad“, según su portavoz sindica. La aclaración no sólo es pertinente, es urgente. Se ha de aclarar que “autoridad pública” sólo hay una: los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (Policía Nacional, Guardia Civil, Guardia Urbana y las diferentes policías autonómicas. Esta función la desempeña en Catalunya, los Mossos d’Esquadra.

Antiguamente había también la Policía Municipal e incluso, hasta el advenimiento de la democracia había en España los serenos, que tenían las llaves de todos los portales a su cargo y los vigilantes que controlaban una zona parecida y que circulaban en pareja con los anteriores. O sea, seguridad siempre ha habido pero los cometidos estaban claramente especificados. Ahora parece que no y esto está creando tensiones sociales añadidas e innecesarias en el contexto actual.

Pretender ahora extender esta función a personas no autorizadas y no preparadas ni formadas para ello considero que sería una dejación de la función pública que tiene el Estado en la protección de los ciudadanos y del orden interno del país. Lo otro, lo de la “seguridad” es, o debería ser, simple y llanamente una profesión.

Anuncios

Written by dowomu

07/04/2011 a 15:42

Publicado en 1, PERSONAS, POLITICA, SOCIEDAD

A %d blogueros les gusta esto: