Miscellàneas

mis pensamientos

TOMAR DECISIONES O LAS PESADILLAS DE ZAPATERO

Mi director de tesis, el Dr. Miquel Bastons, es un especialista en organizaciones y ha escrito mucho sobre ellas. Tomo como referencia en especial uno de sus libros: “La toma de decisiones en la organización” (ed. Ariel, 2000). A pesar de ser específico del mundo empresarial, sus postulados se pueden trasladar a todos los ámbitos, a todas las situaciones y a muchas personas. Tal es el caso del Gobierno de España.

Por ejemplo, en la página 16 del libro el Dr. Bastons se pregunta retóricamente “Qué es decidir” y dice: “Para resolver un problema disponemos de diferentes posibilidades de acción, cada una de las cuales, puede producir diferentes reacciones o acontecimientos que darán lugar a satisfacciones diferentes. (Así) Nos encontramos con una “indeterminación” de las interacciones posibles. (Por eso) Para actuar hay que resolver esa indeterminación. Para ello es necesario un proceso por el que, de un conjunto de interacciones posibles, seleccionamos una. Este proceso es lo que, en general, denominamos decisión. (Así), la decisión es el proceso de selección de una alternativa o curso de acción“.

Todo esto viene a raíz de las últimas declaraciones del Gobierno de España, principalmente de su Ministra de Economía, Elena Salgado, de su Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho y de su Presidente, José Luis Rodriguez Zapatero (que en este momento viaja para “orar” con Obama) respecto a las pensiones.

Pero, la cuestión verdadera no son las pensiones (que también); ni que si debemos cotizar dos años o más o menos; ni que si la base de cotización debe ser 25 años en lugar de los 15 actuales; ni todos los globos sonda que nos están enviando estos días. El problema real es que, en España tenemos un índice de paro de cerca del 19% cuando Holanda tiene un 3.5% y un déficit público de más de un 12% cuando la Unión Europea exige un máximo del 3%. Así, el rompecabezas está en que, desde la Unión, y sobre todo desde los países del centro se exige a España que tome medidas “urgentes” para reducir sus desequilibrios (económicos, financieros y monetarios, entre otros) porque “desestabilizan” las perspectivas de recuperación la Unión Europea en su conjunto (también se lo advierten a otros).

En este sentido, el gobierno ha lanzado una serie de propuestas posibles. Por un lado, para tranquilizar a la Unión, propone la reducción del gasto en pensiones y también en estructura administrativa (la reestructuración del mercado laboral, ya llegará) y por otro, las desmiente ante las cámaras de las televisiones españolas para tranquilizar a los funcionarios, al resto de ministros y, sobre todo, a los sindicatos. Porque éstos, raudos y veloces cual rayo en noche de tormenta, han amenazado con la huelga general que es lo que más aterroriza a José Luis Rodriguez Zapatero (su primera pesadilla).

Y por todo ello, el gobierno no toma decisiones. Y así estamos: inactivos en medio del peor tsunami económico y financiero, quizás, de la historia. A ver, el objetivo máximo de Zapatero es que le vuelvan a votar (y que Obama venga a La Moncloa) por eso no puede enfadar a los sindicatos. Pero tampoco puede enfadar a Bruselas porque quedará como “el peor presidente de la peor presidencia que ha tenido la Unión Europea hasta el momento” (su segunda pesadilla). Podrían incluso aplicarnos un correctivo que temblaríamos, como por ejemplo echarnos de la Unión (la tercer pesadilla de Zapatero). Por todo ello, el Gobierno de España no toma decisiones y le dice a Europa una cosa y en casa la desmiente.

En fin, ¡un galimatías!!, como diría Genoveva (es una conocida de Lugo). Y así, nos va. Y peor que nos irá, Dios no lo quiera, si seguimos por el camino de la indecisión por el que nos está conduciendo el Gobierno de España y el señor Zapatero, que mañana tendrá que de decidir “si ora o no ora” con los cristianos norteamericanos ¡Una gran decisión! ¡Sí, señor!

Elvira País

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: